Secretaría de Finanzas

Search Google Appliance

Tecnotips

Segunda Piel contra armamentos químicos y biológicos

Un equipo de científicos ha creado un material que permite un alto nivel de transpiración, protegiendo al mismo tiempo muy eficazmente a la persona contra esta clase de armamento.

Este componente futurista de uniformes inteligentes ha sido desarrollado en el Laboratorio Nacional estadounidense Lawrence Livermore (LLNL).  

Es un proyecto de investigación y desarrollo que tiene el objetivo de proteger a los soldados en el campo de batalla ante ataques con armas biológicas y químicas.


 

Con el fin de evitar el estrés térmico y el agotamiento cuando el personal militar debe intervenir en misiones en entornos contaminados, permitir una buena transpiración es un requerimiento críticos para la ropa protectora.

Actualmente los uniformes protectores se basan en una protección muy pesada de barrera completa o en prendas protectoras permeables de absorción que proporcionan una respuesta pasiva en vez de activa ante una amenaza medioambiental.

Este componente consiste en membranas poliméricas flexibles con canales de nanotubos de carbono alineados, actuando como poros conductores de humedad de menos de 5 nanómetros; tamaño inferior al grosor de un cabello humano.

Al mismo tiempo y para proporcionar una alta capacidad de transpiración, el nuevo material compuesto aprovecha las propiedades únicas de transporte de los poros de nanotubos de carbono. El equipo encontró que cuando se emplea un gradiente de concentración como fuerza conductora, los canotubos de carbono pueden soportar tasas de transporte de gas que superan la magnitud de las convencionales.

Dichas membranas proporcionan protección ante armamento biológico debido al tamaño muy pequeño de sus poros (menos de 5 nanómetros de diámetro). Las pruebas de filtración han demostrado que estos nanotubos repelen el virus del dengue por ejemplo.

Por otro lado, las moléculas de sustancias de guerra química son mucho más pequeñas y se necesita que los poros de la membrana sean capaces de reaccionar para bloquear la amenaza. 

Actualmente los expertos desarrolladores se encuentran modificando la superficie de estas membranas para que sean funcionales a peligros químicos. Con todo esto los nuevos uniformes podrían comenzar a utilizarse a gran escala en menos de 10 años.

 

 

Las nuevas membranas proporcionan una protección efectiva para las amenazas biológicas por su tamaño, sin embargo hacen falta todavía muchos procesos por desarrollar para perfeccionar la protección de este innovador componente. 


Fuentes:

NCYT. (agosto 19, 2016). Una “segunda piel” para proteger personas contra armamento de guerra química y biológica. Recuperado el 15 de agosto de 2016, de: http://noticiasdelaciencia.com/not/20801/una-segunda-piel-para-proteger-personas-contra-armamento-de-guerra-quimica-y-biologica/

INVDES. (agosto 22, 2016). Crean una “segunda piel” para proteger personas contra armamento de guerra química y biológica. Recuperado el 15 de agosto de 2016, de: http://www.invdes.com.mx/tecnologia/2161-crean-una-segunda-piel-para-proteger-personas-contra-armamento-de-guerra-quimica-y-biologica.html